miércoles, 20 de marzo de 2013

A veces cinco minutos bastan ........


A  papa: A veces 5 minutos bastan para regalar una sonrisa.


A mi: Ayer me hizo mucha ilusión entregar un precioso regalo que hizo l´avia a su nieta, cuando piqué a la puerta para entregarlo y ella me abrió la puerta al ver su carita sonriente  me produjo una sensación maravillosa.


El encargo era una Big Shot, y mi prima Cristina lo envolvió con mucho cariño.

Un beso
Nos vemos pronto 
Nurr